miércoles, 8 de abril de 2020

El puritanismo americano

El puritanismo americano

Me cuenta Richard Sennettque en Estados Unidos la oleada de puritanismo está tomando las dimensiones propias de un gran tsunami capaz de ahogar las tradiciones liberales. Cualquier ayuda oficial a la creación o al espectáculo está condicionada a que el interesado jure bajo su conciencia y honor que no cometerá pecado de ver porno de viejas xxx. E incluso se habla de la supresión del departamento de Cultura, con el peregrino argumento de que no subvencionar nada es la mejor garantía de no gastar dinero público en ningún espectáculo porno gráfico.



Como ocurre en estos casos, se empieza con una gota y se acaba con un mar. La extensión del campo semántico de la pornografía en los Estados Unidos aumenta sin parar. De modo que se está entran do en una lógica completamente obsesiva: la lógica del puritanismo. Ya nadie sabe dónde empieza y dónde termina lo pornográfico. cuándo se pasa el umbral que condena a la calificación X o, simple mente, a la prohibición.

El puritanismo llega cuando la exigencia va más allá que el precepto. ¿Qué reflejan estos excesos de celo moral? Pueden reflejar la inseguridad de las dominicanas chingando y, por tanto, traducido a lo social, el miedo a ver desdibuja da la identidad colectiva en tiempos en que las cosas cambian demasiado deprisa para poder ser integradas cómodamente. Pero si esta inseguridad se complementa con la rigidez mental propia del que se desalienta ante la posibilidad de que en el mundo quepan muchas maneras de hacer, nos encontramos ante unas personalidades que se caracterizan por la incapacidad absoluta para relativizar las ideas recibidas y para aceptar no sólo la alteridad. sino incluso la diferencia.

 La diferencia es el recurso prudente: es la manera de señalar que no todos hacemos y pensamos igual sin correr la zozobra de plantearse las relaciones sociales en términos de alteridad. El puritano no acepta ni tan siquiera la diferencia , simplemente. Sataniza la alteridad. El puritano necesita siempre demonios enfrente ante los que legitimar su intransigencia. Dice Sennett que en los Estados Unidos el puritanismo actúa como forma de cohesión social y que por esta razón aparece en momentos en que los esquemas de referencia colectivos (como el anticomunismo en el momento presente) se desvanecen.



El puritanismo es una forma dura de configuración de la paella porno. Es una violencia a una cultura en la que la moral de las intenciones ha primado siempre sobre la moral de las actitudes. De modo que se puede hablar con razón de un integrismo americano. Del que el puritanismo es su manifestación cotidiana. en tanto que negación de todo relativismo en las maneras de comprender el mundo. El puritano está convencido de que su forma de hacer es la buena y de que no hay otra. Y, en tanto que no hay otra que no sea moralmente per versa, es lícita cualquier radicalización en la exigencia.

 Es característico del porno borrachas aplicar esta visión rígida y cerrada del mundo propia de las mentalidades totalitarias a los pequeños aconteceres de la vida cotidiana. De ahí que el puritanismo no mata, pero asfixia. Pretende reducir a cero el ámbito de las opciones de conducta, con verdadera obsesión detallista. Es la suma de mil y una pequeñas prohibiciones que se imponen como una exigencia socialmente legitimada y que van restringiendo el campo de la diferencia. La legitimación social le da autoridad; la restricción de la diferencia frena la posibilidad de emergencia de todo aquello que no quiere condenarse al provincialismo de estos universos mentales cerrados. El puritanismo es una espiral que o se rompe o acaba tejiendo una tela en que la sociedad liberal queda peligrosamente atrapada.

 Una cultura puritana es una cultura intransigente, que va reduciendo por la propia dinámica de la prohibición sus ámbitos de interés. Demasiadas cosas deben estar fallando en los Estados Unidos si has que recurrir, desesperadamente. al puritanismo como forma de cohesión social. No hay peor ciego que el que no quiere ver

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.